Democracia, autoritarismo y liberación: repensar el socialismo cubano desde la izquierda

23 Jun

Mellatina-modotti
Las actuales luchas en Palacio han enfrentado a cuadros históricos leales y lebreles del status quo. En Cuba las banderas del socialismo autocrático son sostenidas hoy por la derecha.
Ramón García Guerra

Con fecha 7 de mayo de 2009, firmada por Ramón García Guerra -Santa Fe, Ciudad de La Habana, Cuba Correo: ramon0260@gmail.com y titulada Democracia, autoritarismo y liberación, se nos presenta la nueva entrega que nos hace desde París los compañeros de GALSIC

Como ya lo habían anunciado en su Boletín CUBA libertaria 11, a este grupo de apoyo a los libertarios de Cuba le están llegando textos sobre la coyuntura política y social que vive actualmente la isla. Se trata de escritos de ruptura, hechos por nuevos pensadores cubanos, quienes si bien fueron formados en el marxismo-leninismo o tal vez por ello mismo son capaces de hacer una, lectura critica, no solo del capitalismo, lo que es usual dentro de las ciencias social establecida en l país, l, sino también de ese “socialismo” de inspiración Leniniana que en Cuba se ha establecido desde hace casi 50 años.

En otras palabras de poner en cuestión el autoritarismo que acompaña lo que tenemos allá , dicho con toda claridad un capitalismo salvaje de Estado.

Ya habíamos publicado, comentado y recomendado en este espacio el folleto “De Fidel a Raúl – La Cuba de los politi-castros”, firmado por Daniel Barret y tenemos que reconocer r que este Segundo trabajo, si bien mas breve no le va a la saga por el interés de los temas que trata y por una perspectiva con la que si bien podemos discrepar, no nos conviene pasar por alto, so pena de perder enfoques interesantes a la hora de comprender los desarrollos posibles de la sociedad cubana y la esencia de lo que ocurre dentro de ella actualmente.

Ramón García Guerra comente en su escrito varias osadías entre ellas la de recordarle al poder e ideólogos oficiales el influjo anarquista con el que nació el marxismo cubano :

Considerar el silencio que la ortodoxia marxista hace de Julio Antonio Mella, por ejemplo,
revela las intenciones de la misma (J.C. Guanche: 2008). Escuchamos cosas absurdas al
respecto: El origen bastardo de Mella sería suficiente para explicar cierto comportamiento ácrata del joven marxista. Ocultan así el influjo anarquista de Alfredo López. Entonces la figura de Julio Antonio Mella será manipulada para facilitar una línea de consecuencia entre las guerras por la independencia de la nación y las luchas por el socialismo de Estado.

Alfredo López lider anarquista, que diferencia de otros compañeros de ideología mantuvo una viva alianza con los primeros marxista-lenistas de Cuba, en particular con Mella

Alfredo López lider anarquista, que diferencia de otros compañeros de ideología mantuvo una viva alianza con los primeros marxista-lenistas de Cuba, en particular con Mella

Y va más allá, al reactivar el dialogo entre un nacionalista  liberal como José Martí y el movimiento ácrata que de alguna forma pudo influir en el pensamiento del independentista cubano

En una discusión José Martí le dice a los anarquistas: “Patria es humanidad”. Este es un punto de encuentro de Martí con los ácrata. Ocultando el origen anarquista del marxismo cubano, la ortodoxia logra descontextualizar esa frase martiana. Descalifican así las lecturas martianas de Mella en clave anarquista –que venía de López–, para ubicar a Carlos Baliño en su lugar (J.A. Mella: 2007). Lo que antes fue un encuentro político en la lucha revolucionaria de Mella y Baliño, ahora se presenta como identificación absoluta de ideales entre ambos.  El marxismo de Baliño resultará menos problemático para la ortodoxia que el anarquismo de López. La discusión de este último con otros anarquistas en su época lo acercaba a un marxismo que la ortodoxia no estará dispuesta a reconocer como auténtico.

José Martí, revolucionario y periodista cubano de ideología nacionalista y liberal. Cuestionó al socialismo de estado  (aarxista)y al libertario, reconciendo en ellos sus virtudes morales.

José Martí, revolucionario y periodista cubano de ideología nacionalista y liberal. Cuestionó al socialismo de estado (aarxista)y al libertario, reconciendo en ellos sus virtudes morales.

Es otros momentos que discrepo de este autor, por ejemplo cuando, quizás por la matriz marxista de su pensamiento,  desconoce que el autoritarismo es un elemento intrínseco en todo proyecto leninista, no importa que Trotsky hayan intentado dorarnos la píldora hablando de estados obreros o etapas de democracia socialista en algún momento de la existencia de la URSS.

Así el intelectual cubano parece olvidar la inspiración bolchevique que tuvo el fascismo, como forma violente de acceder y eejrcitar el poder,  cuando cuestiona el autoritarismo del Nuevo estado cubano con estas palabras: ¿El empleo de métodos fascistas es pertinente para la realización del proyecto socialista? La pregunta sería si los métodos marxista-leninistas resultan pertinentes para la realización de dicho proyecto

Otro elemento dedicado es el de la defensa del estado-nación frente al cosmopolitismo anarquista, que hace el autor al consideras que la exclusión a priori del Estado-nación, dentro de una estrategia de emancipación social y liberación política como hacen los socialistas libertarios  traería más disgustos que alegrías..

La defensa del estado nación resulta una renuncia oportunista al internacionalismo de Marx. Ramón García paareciera olvidar que a ello se debe la causa de la primera gran crisis del marxismo internacional, desatada cuando representantes parlamentarios del principal partido obrero y socialista del mundo, la socialdemocracia alemana, votaron a favor de los créditos de guerra de su gobierno ante la primera guerra mundial. Lo mismo hizo en cada país europeo las burocracia obrera.

Paradógicamente una pequeña minoría marxista encabezada por Lenin en Rusia y en Alemania por Rosa Luxemburgo y Karl Liebknecht (preso por denunciar la guerra) se enfrentó a ese nacionalismo dentro del marxismo que tanto apoyó la guerra.

Al final, con la usurpación estalinista de la revolución soviética y la idea de crear el socialismo en un solo país el nacionalismo se impuso como ingrediente del marxismo -leninismo oficial,

Si para colmo como en el caso de Cuba, el poder decide agregar a su ideología elementos de un nacionalista como Martí, no ha de extrañarnos que el cosmopolitismo originario del marxismo sea desplazado en la mente de sus intelectuales por la sana defensa de la nación estado. Un pecado en el que por lo que sabemos no ha caído en su historia la rama libertaria del pensamiento y movimiento obrero internacional.


Por último me parece interesante, aunque también cuestionable, la detección de libertarios que hace García dentro de las estructuras oficialistas como parte intentode cartografiar a los ácratas cubanos contemporáneos, donde califica de liberales a los anarquistas se han ubicado fuera del país.

Del mismo modo considero un tanto arriesgado calificar de libertario a algunos de los intelectuales que  que se aglutinan en Cuba entorno al Centro Martin Luther King (CMLK), a quines en propiedad podría definírsele como socialistas liberales y menos libertario aún nos resulta Fernando Martínez Heredia, quien si bien nunca ha encadado en la ortodoxia oficial cubana, tampoco se ha alejado del todo de una ortodoxia marxista-leninista y por tanto antilibertaria por naturaleza.

Reportaje del programa propagandístico español Cuba Información, sobre Martínez Heredia

cubainformacion.tv

Al margen de estas objeciones, considero válido este ensayo, sobretodo por que  expresa la voluntad de crear un pensamiento democratizador desde adentro de la religión oficial de la isla que es el marxismo, es decir desde los códigos que más o menos comparten sobretodos sus intelectuales y que no pueden ser desconocidos a la hora de intentar un cambio de conciencia en el pueblo de Cuba, elemento fundamental para convertirle en protagonista de su historia.

Creo que con tales muestra de lo que en este caldero se cuece, no le faltará a usted la voluntad ni el deseo para leerlo. Así pues para bajar en formato PDF este Ensayo de Ramón García Guerra, sólo tiene que pinchar a continuación: Democracia Autoritarismo y Liberación

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: