“De Fidel a Raúl” o el arte de pensar a Cuba

4 Jun

Fidel enfermo delega el poder al Raúl, Chávez en el medio del tránsito de un castrismo a otro

Fidel enfermo entrega el poder a Raúl, Chávez en el medio del tránsito de un castrismo a otro

Desde Francia, los amigos de GALSIC me hacen un nuevo envío, en este caso se trata de “De Fidel a Raúl – La Cuba de los politi-castros“, un folleto que recibo en formato PDF y que bajo la firma de Daniel Barret acaba de publicar CUBA libertaria Ediciones.

Me tomó dos días  leer el documento, cuyo poco imaginativo título,  semejante a tantos otros sobre el castrismo,  no nos avisa de su magnifica calidad: se trata de un concienzudo estudio del camino tomado por Cuba a partir del tránsito de poder entre los hermanos Castro, algo poco usual dentro de la producción intelectual de quienes defienden o repudian al gobierno de mi país de origen.

No puedo negar que en medio de su originalidad me identifico con buena parte de los enfoques del autor y hasta siento que su musa es la misma que de vez en vez me indica la forma de escribir  sobre  Cuba.

Nos recuerda este folleto acontecimientos que ningún analista del tema cubano y los cambios que tiene lugar en la política, la economía y la cultura del país debe pasar por alto;  por ejemplo el intento de consolidación dentro del propio sistema y no al margen, es decir la oposición o la disidencia abierta,  de grupos heterodoxos enfrentados a la escolástica marxista leninista, como por ejemplo la Cátedra Haydée Santamaría,  apoyada por la Asociación Hermanos Saiz,  en la que se abordan autores colocados hasta el otro día en los Índices de los partidos comunistas y sus sistemas educativos: Cornelius Castoriadis, Michel Foucault o el mismísimo Mijail Bakunin.

´

Lo poco usual en Barret es que se cuestiona el modelo cubano, no desde la sociedad de mercado y los modelos liberales de gobierno, sino desde el paradigma de un auténtico socialismo, que solo puede ser aquel conformado por hombres libres.  No interesa aquí la apetecida solución restauradora que se promueve desde el exilio,  sino una superación  progresista que  ponga en manos del pueblo y su autogestión la política y la economía de la nación. Una gestión que el autor considera en los siguientes términos:

“En definitiva, la autogestión se constituye y se despliega como una práctica cuya realización es la negación por excelencia del Estado y del capital, la negación misma de la jerarquía y del empresismo cupular. En ese sentido, cualquier proyecto autogestionario medianamente coherente se da de bruces con la institucionalidad cubana; con la planificación centralizada, con el partido único, con la prensa monopólica, con el disciplinamiento y el control sobre las organizaciones populares de base y con la densa trama de dispositivos de coacción y represión que impiden que la gente se haga cargo de su propia vida sin vigilancias ni temores. Cualquier proyecto autogestionario en serio, profundo y no decorativo exige colocar como primer punto en el orden del día un amplio y desconocido régimen de libertades que ya no se agotará en el exiguo menú de las formalidades “democráticas” sino que será capaz de conducirse a sí mismo a una libertad plena y sin adjetivos.”


Algo me dice que el nombre del autor es un pseudónimo, y es que su escritura me recuerda la de un amigo.

Indago con GALSIC y estos, sin darme el nombre real del autor, me confirman que estoy en lo cierto cuando creo  Barret es un nombre ficticio, informándome de paso que el texto ha sido aprobado por la llamada red anarquíaparacuba, de la cual forman parte los compañeros del Movimiento Libertario Cubano.

LOGO

Lo que me ha llega es quizas el  mejor y más fresco análisis de cuantos he leído últimamente sobre Cuba,   no solo desde una perspectiva anarquista, sino desde otras sencibilidades.

Se trata de un material que me viene de perillas; es que casualmente en estos días me ronda la idea de integrar y actualizar, mis aportes al libro La Revolución cubana Miradas Cruzadas: dos ensayos en los que abordo la prehistoria y la historia de la Revolución Cubana y que tienen como cierre el momento en que Fidel Castro, por razones de salud,  cede el puesto de gobernante a su hermano Raúl.

Sin duda alguna es el final de una etapa y dados los fines didácticos para los que fue concebido el libro, la formación de latinoamericanistas europeos, cumple sus objetivos, incluso ahora cuando sin más cambios que los que corresponden a la prolongación de la parte dedicada presencia cubana en africa, a cargo el historiador Pablo J. Hernádez, ya se prepara su edición francesa.

Sin duda alguna ya ha llovido lo suficiente desde aquel lunes en que un comunicado especial interrumpió la proyección de la telenovela La dama del destino para informar que una operación quirúrgica apartaría momentáneamente al Comandante del poder. De lo que ha ocurrido desde entonces, y sobretodo desde que se publicó el libro a nuestros días, es de lo que tenía planificado escribir y es, casualmente, de lo mismo que se  trata en La Cuba de los politi-castros.

La llegada del envio anarquista me ofrece  la posibilidad de hacer un rico contrapunteo entre mis observaciones y las de Barret.  Estamos ante una auténtica provocación al diálogo en el que deberían participar todos  a los que  interese el análisis y registro del los acontecimientos cubanos más recientes, y hasta que no aparezca mi nuevo aporte, recomendaré este trabajo como  la mejor continuidad que podría concebir para mis escritos en Miradas Cruzadas, la cual por su parte resultan una buena base para entender de que va, esa La Cuba de los politi-castros.

El téxto en cuestión nos enseña a auscultar y descubrir y penetrar los procesos sociales en Cuba, esto por no hablar de un imaginativo y muy perspicaz estilo que los cubanistas de cualquier color deberían, si bien no imitar, sí emular y con mucha suerte superar.

Resulta además un instrumento de primera mano para enfrentar lo mismo a una derecha retrograda que no imagina otra solución para Cuba que una vuelta a su “edad de oro”, que a esa izquierda inmovilista, que desde diversas regiones del mundo aplaude el estancamiento cubano, una izquierda que cegada por la inconsecuencia o comprada por sabe Dios que prebendas, no acaba de comprender la naturaleza estatal-capitalista del modelo cubano; es lo que ocurre con personajes como los pseudo periodistas españoles Pascual Serrano e Ignacio Ramonet, a quienes De Fidel a Raúl pone en evidencia.

Es pues tarea de primer orden el que se escriban y difundan obras como esta, lo hace en este mismo instante El Hombre de Cuba Nuestra cuando le invita a usted a bajar leer y diseminar el ensayo en cuestión pinchando aquí: La Cuba de los Politi-Castros

RaúlyFidel modified modified

Anuncios

Una respuesta to ““De Fidel a Raúl” o el arte de pensar a Cuba”

Trackbacks/Pingbacks

  1. Periódico CNT 357 « El Hombre de Cuba Nuestra - 19 junio 2009

    […] CNT , apenas lo tuve en mi poder, un documento redactado colectivamente por libertarios criollos, DE FIDEL A RAÚL LA CUBA DE LOS POLITI-CASTROS. publicado también en esta […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: