“Mis recuerdos en pasado”, el primer libro de una octogenaria cubana

21 May

Entre mis numerosos defectos porquitísimas virtudes cuento con el don de estimular a las personas, de propiciar sus capacidades , de apremiarlas para que rompan co esas barreras que nos frenan si saber de donde vienen,  de entusiasmar las con nuevos objetivos o enfervorizarlas al hacerles tomar un camino imprevisto en sus vidas.

No se trata de que siempre me salga bien la cosa en esta dura tarea del mentor, en mas de una ocasión se me a escapado algún que otro Frankenstein de mi taller, gajes del ingrato oficio de forjador de alma, o en otras palabras, de maestro.

Afortunadamente el anterior no es el caso de Carmen Gamoneda, mi discípula mayor, una octogenaria cubana que acaba de publicar en Canarias; “Mis recuerdos del pasado”,  su primer libro , obra que me llegó ayer con una bella dedicatoria.

Portada del libro de Carmen Gamoneda, publicado en Canarias en abril de 2009, un mes despues de que su autora cumpliara sus honorables ochenta años

Portada del libro de Carmen Gamoneda, publicado en Canarias en abril de 2009, un mes despues de que su autora cumpliara sus honorables ochenta años

Ha sido gracias a la fama ganada con sus colaboraciones en la revista Cuba Nuestra, que nuestra amiga se dio a conocer en las redes y puesta la mirada en sus textos por parte deA.F.I.Sc ”EU93”  la Asociacion que imprime  el  Europa Actualidad-Boletin Informativo. Un magnifico material con el que ya hemos colaborado y que solemos colgar en Cuba Nuestra. En particular hay que felicitar a Don Fernando Díaz Alonso de esa organización,  vinculada con la Asociación Federada Interregional Europa 93, quien tuvo la visión de abrir un espacio en el sitio del boletín a la señora cubana, el portal lleva por nombre Desván de los Recuerdos, y son sus notas allí, muchas de ellas aparecidas también en Cuba Nuestras, las que se compilan en este libro impreso, gestado por Fernando y cuya presentación me honré en escribir.

Aquí aparece de todo, vivencias de una mujer que fue deportista cuando pocas se atrevían a ello, recuerdos de una maestra, experiencias de la dura emigración, comentarios sobre lo que acontece cada día en el mundo así como un variado intercambio epistolar que acentúan el carácter dialógico dede un libro que tiene mucho de esa locura de mozuela, que los años no han podido apagar en Carmen Gamoneda.

Ciertamente se nos escamparon varias erratas, y siempre se podría haber hecho una mejor redacción, pero eso no le resta valor a estos testimonios, algunos de ellos recogidos en forma de entrevista concedida por la autora a este servidor.

En definitiva ya habrá tiempo para nuevas ediciones, un tanto mas cuidadas, por algún redactor cuya formación exige solo en ochentavo tiempo del que se necesita para crear estas memorias tan ricas que Cármen nos cuenta en su trabajo, textos que quedan para la posteridad y que sabrán valorar no solo sus descendientes directos, sino aquellos que quieran saber como se vivió en una Cuba que está desapareciendo y que Carmen nos salva en forma de letras y papel.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: