Un cubano en la tierra de los “Rus”, hablando de los orígenes escandinavos de Rusia (segunda aparte)

13 Abr

Los vikingos se aventuran al oriente

"Visita del otro lado del mar", 1901, obra del pintor ruso Nikolai Roerikh

“Visita del otro lado del mar”, 1901, obra del pintor ruso Nikolai Roerikh

El conocimiento sobre las incursiones vikingas hacia el sur y occidente de Europa, ha sido popularizado por los filmes y libros procedentes de Estados Unidos y dos de sus victimas fundamentales Inglaterra y Francia.

Así, más de una película o serie de cómics,  se inspira en las aventuras de aquellos piratas escandinavos,  capaces de:  establecerse en Normandía, ocupar el sur y el norte de las islas británicas, colonizar Islandia – donde hoy se habla prácticamente la misma lengua de aquellos tiempos- hacer otro tanto con Groenlandia, y lo que es aún mas meritorio, a convertirse en los primeros europeos que pusieron pie en tierra americana, si bien no pudieron sostenerse allí por mucho tiempo.

Menos sabe el hombre occidental, de las incursiones y asentamientos vikingos en el oriente de sus tierras originarias; estos se inician a mediados de años 700 de nuestra era, y si la aventura occidental había sido obra fundamentalmente de aquellos que poblaban los territorios que hoy conocemos como Noruega y Dinamarca, la empresa oriental sera en lo fundamental obra de marineros, comerciantes y guerreros de la zona que hoy llamamos Suecia.

Claro está no fueron suecos exclusivamente los que adentrándose en los Ríos Volga, Dniéper y Voljov, y navegarán continente adentro hasta llegar a las ciudades de Constantinopla y Bagdad.

Por el camino se dedicarán al comercio y a la conquista. De alguna manera aquellos territorios serán para estos navegantes lo que fue el África para los españoles, una fuente de esclavos, de ahí el origen de la palabra eslavo conque hoy denominamos a los pueblos de la región y que en lenguas nórdicas significa literalmente la palabra eslavo.

El investigador Frédréric Durand, fundador del instituto de estudios escandinavos de Caén, ciudad de la Baja Normandía, Francia, cuenta de una expedición realizada en los años 800 por un grupo de vikingos suecos bajo el mando de un tal Ragnvald que logró alcanzar el lugar donde hoy se encuentra Novgorod donde fue recibido no presisamente  con amistad por los residentes locales.

Enfrentamiento entre eslavos y vikingos

No siempre la presencia escandinava en estas tierras obedecían al espíritu de rapiña. Hubo comercio y también motivaciones políticas, ahí tenemos por ejemplo  el caso de Olav el Divino, pretendiente al trono noruego,  que para el año 1000 buscó refugio también en las costas orientales del Báltico.

Por el autor mencionado podemos enterarnos los cubanos residentes en Suecia, algunos de los cuales antes vivieron en Rusia,  de que los nombre de algunos  de nuestros conocidos suecos fueron origen de los nombres de otros, quizas tambien  conocidos rusos,  a los que jamás habríamos asociado. Así Ingvar se transformó en “Igor”, “Helge” en Oleg, Valdemar en Vladimir. También me entero de que los escritores medievales de Islandia llamaban a Rusia como “Svitjod in mikla”, lo que quería decir algo así como la gran Suecia (Duránd, 1993, páginas 40-47).

Entre las hazañas o rapacidades, según como se vea de estos intrépidos aventureros está la conquista de ciudades como Novgorod y Kiev, cuna de esa rica cultura que se trifurca en los actuales países de Ucrania, Rusia y Bielorusia, así como al creación de una dinastía que jugará un importante papel en la cristianización de aquellos territorios.

Buscando Señores mas allá del mar

Los escolares de los países eslavos que un día conformaron el imperio ruso y luego la URSS, enriquecen su cultura patria leyendo las Crónicas de Néstor. Escritas en torno el año 1100 por un monje, que halló la tarea de registrar la historia de los siglos recientes tan importante o más que orar en su monasterio enclavado en grutas de Kiev.

Por estos escritos tenemos noticias de  esa dinastía pertenecen la famosa princesa Olga de Novgorod, bautizada treinta años de la cristianización de la Rus y de la que nos extenderemos al final, cuyo nieto, el príncipe Vladimir, otro personaje fascinante del que hablaremos en detalle más adelante es quien establece el cristianismo, en su versión griega ortodoxa como religión oficial de los eslavos bajo su mando.

Vladimir, si nos guiamos por las crónicas de Néstor, acepta la ortodoxia tras descartar diversas religiones monoteístas, por ejemplo el Islam porque le proponía la circuncisión, y le prohibía el alcohol, o el Judaísmo cuyos representares provenientes del estado Kazar no resultaban un buen ejemplo cuando Dios, según ellos mismo había expulsando de su tierra original a los hebreos y entregando esta a los cristianos” ¿Acaso era eso lo que se quería para la Rus? ” se preguntó Vladimir-Valdemar.

Animado con la historia del Principe Vladimir

Por supuesto la historia de la cristianización rusa fue determinada por algo más que un debate teológico, fue resultado de la las relaciones de alta política entre Bizancio y el estado eslavo. Mas para que esto ocurriera fue necesaria entre otras  premisas,  la existencia de rutas comerciales  entre Kiev y Constantinopla las cuales fueron creadas por los vikingos.

No solo leen a Néstor los niños mencionados, también lo hace los investigadores que se dedican al estudio de la presencia nórdica en la región. Se trata de una lectura que debe hacerse con mucho tino: el texto es problemático en cuanto mezcla historia, leyenda, política, además de estar concebido con un claro afán evangelizador. Aún así se trata de un documento que, pese a sus contradicciones, sirve de base para establecer mitos nacionales, así arena en la que se para la disputa entre dos escuelas: la nórdicas y la eslava, cuando se trata de explicar el surgimiento de Rusia.

Tengo a mano una edición sueca de las Crónicas de Néstor, en las página de mi versión sueca es donde se nos cuenta como fueron llamados los escandinavos por los pueblos de la zona, quienes se encontraban, para que les trajeran la paz. Según el cronistas las distintas tribus eslavas, enfrascadas en guerras intestinas se dijeron; “busquemos un príncipe que gobierne sobre nosotros y nos juzgue con justicia” y así fue que sus emisarios, y cruzaron el mar en busca de los ” varegos “que es como se llamaba en Bizancio, a cuya cultura responde Néstor, a lo nórdicos sin distinción.

"Eslavos en el Dnieper", obra del pintor ruso Nikolai Roerikh,

“Eslavos en el Dnieper”, obra del pintor ruso Nikolai Roerikh,

continuará

Literatura:

Frédreric Durand, Vikingarna , Alhambras Forlag AB, impreso en Taupin Francia en 1993

Nestorskrönikan, Brutus Östlings Bokförlag Symposion Stockholm/Stehag. 1998

Anuncios

2 comentarios to “Un cubano en la tierra de los “Rus”, hablando de los orígenes escandinavos de Rusia (segunda aparte)”

  1. Gary Hernan Moreno Calderon 5 mayo 2009 a 1:31 AM #

    me gusta la arqueologia

Trackbacks/Pingbacks

  1. Diálogo Intercultural y Minorías: Comentando un coloquio celebrado en Estocolmo (III) « El Hombre de Cuba Nuestra - 5 noviembre 2009

    […] Tras esta interesante información que de algún modo podemos asociar con lo que aquí ya se ha escrito sobre los vikingos y los eslavos. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: