En todas partes cuecen habas, en Cuba y en las “Democracias”

1 Abr

“Lo que realmente sucede es que se llega al museo a ver obras de arte, y te encuentras con dos policía montados, vestidos con sus uniformes, en sus caballos, y que de hecho están utilizando todas las técnicas que aprenden en la Academia de Policía y a través de su experiencia como policías para el control de la audiencia de la exposición”
Tania Bruguera en video de TATESHOTS

Bueno ¿ y que ha pasado en La Habana despues del “microfono abierto” de Tania Brugera en la bienal ?  La bola pica y se extiende…pero la sangre no llega al río, como si pasara en una verdadera democracia

No ha habido cacería policíaca de microfonistas, ni se ha llevado a la artista al patíbulo, ni se le ha obligado a rectractarse de su creación, por el contrario, según el Nuevo Herald, lo que declara la artista, sin identificarse con quienes se expresaron durante su obra, es que le estaba dando su espacio a otros.  En resumen,  los disidentes tomaron la palabra y luego no pasó nada, o casi nada. Y despues dicen por ahi que Cuba no cambia.

Lo más que ha ocurrido, es que los organizadores del envento se han lavado las manos  y lo han hecho como era de esperar con un comunicado que los libre de cualquier sorpecha de complicidad con el performance (la actuación) de la disidencia, que no de la artista.

Por cierto el texto-conjuro se difunde sin firmas, incluso en organos oficialistas como La Jiribilla, como si sus autores no quicieran dar la cara, o fuese obra de ese misterioso escribano que le hace la Comandante sus reflexiones y cartas.

Claro, si nos centramos en el contenido del texto hay que reconocer que es desafortunado, aún cuando no ataca a la artista:

” La obra de Tania Bruguera corresponde a la serie “El susurro de Tatlin”, que se ha venido presentando en diversas ciudades de Europa y Estados Unidos, y, en su presentación en La Habana, estaba concebida como un mano a mano en el propio Centro Lam con “Cuerpo ilícito”, del artista chicano Guillermo Gómez Peña. Contrasta de manera lastimosa el extraordinario performance anticolonial, en defensa de las minorías excluidas y despreciadas, que ofreció la noche del domingo Gómez Peña, con el espectáculo protagonizado por unos pocos buscadores de notoriedad y de dinero fácil, sin ideas ni decoro.

Esta mediocre instrumentalización política de una obra artística, demuestra el desprecio por la cultura de estos personajes y de quienes los alientan. En cambio, nuestras instituciones y nuestros artistas, acusados constantemente por esa misma maquinaria de politizar la cultura, continuaremos defendiendo la creación artística más libre y diversa y el acceso a ella de nuestro pueblo.

Por encima de estas provocaciones, la Bienal continuará siendo ese espacio de rebeldía antihegemónica, de herejía y auténtica disidencia que conquistó definitivamente la Revolución Cubana para los artistas de Cuba y del mundo. “

Los primeros en instrumentar el arte son estos organizadores, de otro modo se habría ahorrado las valoraciones sobre lo que decían la gente, como se habrán cuidado de emitirlas todos los que en diversas partes del mundo auspiciaron el Susurro de Bruguera, con su carga crítica universal.

Sí,  es cierto que el gobierno de Cuba, cuyos defensores indentifican a destiempo con la revolución, suele disentir de muchas cosas que no van bien en el mundo, pero también es verdad que ese mismo régimen no permite o no perdona que alguien disienta de las cosas serias que hace mal. Y del mismo modo que no puede ser libre el pueblo que esclaviza a otro pueblo, no puede ser aunténtico el disidente que acalla a otro disidente.

Pero buen, por esta vez pase el comunicado, por poco que nos convenza, si esa va a ser la forma en que respondan los servidores del poder frente a lo que no les gusta entonces habrá que concluir que se estan civilizando, esa es la manera menos brutal de enfrentar a una disidencia. Y si el contenido de la respuesta  no se ajusta a la verdad, no tenemos que escandalizarnos, es lo que ocurre ocurre hasta en la mas idealizada de las democracias, esa en  que cuidan  policías a caballos como los que usó Tania Bruguera en uno de sus performances,  o la que critican los españoles antes de ser “retirados” del  El Susurro de Tatlin.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: