La lección de Gorbachov: Lo que debe y no debe hacer el reformismo cuba

22 Mar

Fidel y Misha, la oposicin de los signos Leo y Pez

Fidel y Misha, la oposición de los signos Leo y Pez

“Antes de juzgar a una persona, camina tres lunas con sus
mocasines”
Proverbio de los indios norteamericanos

Ha caído en mis manos un libro interesante, la versión sueca de un libro cuyo nombre ruso original fue Avgustovskii Putti. “Los caminos de Agosto“, se trata del testimonio de Mijail Gorbachov sobre el golpe de estado sufrido por su gobierno en agosto de 1991,  al que los editores suecos le han agregado la rúbrica de “ Tres días que estremecieron el mundo“. Editado por la editorial Forum AB, y publicado enBorås, Suecia 1991, esta obra se convierte en un auténtico manual de consulta, sobre lo que se debe y no se debe hacer a la hora de reformar un régimen totalitario,  como aquel con el que las antigua URSS se contagió a Cuba.

Se trata de un folio donde Gorbachov describe su propia ideología, al tiempo que le sale al paso a quienes le acusaban por entonces de ser un agente de Occidente, pagado para destruir la URSS, visión que, me consta, circuló en Cuba sobre todo en los estamentos militares, poco antes del intento de destitución de un hombre que, al margen de sus convicciones, los anticastristas mas exaltadoss podrían acusar de condescendiente con los hermanos Fidel y Raúl Castro. Y es que tanto entonces como hoy las declaraciones del Gorby con respecto a Cuba han estado más centradas en la necesidad de levantar las presiones norteamericanas que exigir un cambio inmediato de régimen.

En sus testimonios Gorbachov, se declara como un convencido socialista y  demócrata, se opone al desmembramiento de la URSS, y reconoce la fe que mantuvo en el Partido Comunista hasta el mismo momento del golpe, cuando  muchas de sus secciones,  al margen de la ilegalidad del acto se plegaron sin chistar ante  los golpistas; esta fue la causa de la inmediata disolución de la organización política apenas restablecido el gobierno constitucional.

Este es un libro interesante para los amantes de la historia, nos enteramos de como se da la relegación del reformista  soviético a Foros, Crimea, de la sorpresa que le dan en casa los enviados por los golpistas autonenominadol Comité Estatal en la Emergencia Estatal , integrado entre otros por: el propio vicepresidente de Gorbachev, Gennadi Yanayev, el primer ministro Valentin Pavlov, el ministro de defensa Dmitriy Yazov, y el jefe de KGB Vladimir Kryuchkov.

Gorbachov escribe  sobre los momentos de tensión que vivió en esos momentos, del respaldo de su familia,  de las mentiras sobre su salud con que se intento convencer al pueblo soviético y al mundo de la legitimidad de los usurpadores, del mensaje enviado por el dirigente soviético el 20 de agosto de 1991, al Consejo de Diputados de los Pueblos de la URSS denunciando a Janaev, el presidente “provisional” de engaño contra el pueblo, Así mismo se explican las causas que llevaron a la derrota de los golpistas,  hecho que tuvo lugar no sin el derramamiento previo de  la sangre de jóvenes rusos,  quienes salieron a defender la libertad recién conquistada en una lucha de la que se apropio Borís Yeltsin; lo hizo condenando el golpe y cogregando a la población en torno a la llamada, ”Casa Blanca” donde radicaba el gobierno ruso.

Gorbachov se refiere en su obra al respaldo recibido por él,  y al rechazo internacional que tuvieron los golpistas del mundo entero con la excepción de Sadam Husein y El Gadafi, quiene parece haber estado de parte del Comité. Un estudio detallado de la prensa oficial cubana le habría permitido incluir al gobierno de Cuba, entre quienes de algún modo reconocieron a las “nuevas autoridades”.

Gorbachov durante la firma de acuerdos en La Habana, 1989

Así mismo el politico fundamenta su oposición a cualquier cacería de comunistas y a la fragmentación de la Unión, en naciones separadas. Lo primero nunca ocurrió, en la Rusia postsoviéticas ni ha habido jamás una cacería de viejos comunistas, como si conoció la URSS en los tiempos de Stalin, y el Partido Comunista refundado y vuelto a la legalidad es hoy por hoy una de las fuerzas políticas mas grandes del país, en cambio el segundo deseo no se cumplió al darse la fragmentación del antiguo imperio en Republicas separadas, que a su vez sufren de conflictos internos de carácter regionalista o nacionalista.

Por supuesto la comprensión total de aquellos acontecimientos exige el contraste de fuentes, la lectura detallada de todos los documentos relacionado, incluidos los testimonios de los participantes en el golpes. Aún así con lo que se nos ofrece en estos testimonios y tomando el distanciamiento que exige la lectura de quien resulta juez y parte, podemos llegar a algunas conclusiones universales y útiles:

  • Los regimens totalitarios no son immunes al ascenso de los reformitas –siempre que guarden la debida discreción en su camino a la cúspide.

  • Eel totalistarismo puede ser revolucionado desde arriba

  • La democrático de un regimen totalitario puede degenerar en un capitalismo pseudo democrático.

  • Por la naturaleza del régimen resulta difícil distinguir las auténticas fuerzas democráticas y socialistas, de aquellas reaccionarias que intentan o retrotraer el país al viejo modelo estalinista, o las que intentan despeñar el proceso por la vía del la economía de mercado administrado por una oligarquía post comunista.

Se pueden trazar paralelos entre la revolución impulsada por Gorbachov y su equipo y aquella que se avizoraba en los textos de los iluministas franceses, como la que tuvo lugar en territorio galo, la revolución sirvió pedestal para que pseudo revolucionarios se hicieran del mando negando todo aquello por lo que se había luchado en un inicio, y asi , del mismo modo que Napoleón militó al principio entre los Jacobinos, y defendió con presteza la revolución del enemigo exterior e interior antes de covertirse en su enterrador, se comporto Boris Jeltsin , entonces presidente de la Federación Rusa al encabezar la resitencia frente a los golpistas que depusieron a Gobachov, desbarrancando posterioremente la perestroika y la propia Unión de Republicas que solo pedían ser auntenticamente socialistas y soviéticas, es decir regidas por Consejos de elección popular, en otras palabras: democráticos.

Yeltzin, tras la vuelta de Gorbachov, al que odiaba desde hacía tiempo, se dedico a socabar la posición poltica de este, mostrando para ello la lista de todos los amigos del mandatario que había apollado el golpe. El 25 de diciembre de 1991, Gorbachov, anunció ante las cámaras de TV su dimisión como presidente soviético y el fin de la URSS.

yelt_whitehouse

Este triste final ha servido, para dar caza en Cuba, al todo espiritu ”perestroiko” paradogicamente por un gobierno que hoy en día se da de manitas con los nuevos rusos, sus politicos, sus empresarios, sus diplomáticos, y hasta sus militares.

En el caso de Francia, el régimen napoleónico no solo negaba los ideales de igualdad, libertad y fraternidad, sino que sirvió para desencantar a los afrancesados de toda Europa, y lo que es peor ganar para tiranos, como lo era el principe Fernando VII el respaldo del pueblo. En la URSS, pasa algo similar con los golpistas, entre los que no faltarían hombres bien intencionados, algunos eran viejos amigos de Gorbachov e impulsores de la Perestroika, temerosos de que  que el control  del proceso se les fuera de las manos, una especie de “girondinos” que  lo único que lograron fue desestabilizar el poder reformista y abrir las puertas a los que tanto temián,  el Termidor, el de Boris Jeltsin,  ese que literalmente le arrebató el micrófono al Gorbachov y condujo el país a la desmembramiento, la piñata por parte de la burocracia, y a la creación de un sistema político liberal el la forma, corrupto y elitista en el contenido, negación de los ideales de la restructuración y retorno a lo peor del capitalismo de estado que les había precedido, pero sin las virtudes de este en cuanto a seguridad social se refiere.

Yeltsin, un Judas a la diestra de Gorbachov

Yeltsin, un Judas a la diestra de Gorbachov

Por su parte Gorbachov, al decretar la disolución del Partido comente un serio error, mal que bien y al margen de su mal comportamiento durante el golpe – ¿ otra cosa podía esperarse de una maquinaria forjada durante años de poder vertical?-, perdió su principal base de apoyo y desarticuló la estructura, que por su caracter e ideología  “internacionalista” (dentro del contexto soviético). podía refrenar las fuerzas centrípetas que en la URSS. Sin esta contraparte la tendencia separatistas actuaron de la misma forma que en América Española – y volvemos a Napoleón- cuando revirtieron la guerra deindependencia de Espaãn contra Francia y una guerra de independiencia de las colonias contra la corona. Lo mismo ocurre en la URSS, bajo los Jeltsines de las repúblicas quienes en un dos por tres desarmarmaron el gran imperios, dándole en nombre del pueblo el poder a las burocracias de las distintas republicas y marcando un retroceso en tiempos en que el mundo avanza, hacia la mayor integración.

Lo que debió haber hecho el líder soviético no fue disolver el Partido, sino haber impulsado su democratización del mismo modo que hacía con la sociedad en general,  limpiarlo de la mala yerba y convertirlo en vanguardia de la revolución pacífica y democrática. Luego,  una vez completada la reforma, construida la nueva institucionalidad, conjurado los golpes de todas las tendencia, podía el equipo dirigente soviético haberle entregado su poder, definitivamente a los órganos representativos del pueblo.

Tras la sorpresa del Golpe, Gorbachov actuó demasiado rápido,  se desarmó frente a aliados que resultaron ser enemigos y no tuvo la visión de sus  vecinos chinos, cuyo pecado es otro, el implantar un capitalismo mas despiadado, que explota a suyos y deja sin trabajo a los otros, aunque no perdamos la esperanza de verlo algún día democratizado.

Así murió el sueño de Gorbachov compartido por buena parte del pueblo cubano: el establecimiento de un socialismo eficiente y no autoritario, una misión que quizás algún día, aprendida la lección gorbachoviana, emprendan los socialistas de Cuba, esos que hoy se dividen entre los que están en el gobierno y los que hacen oposición en la isla o el exilio. Que lean desde ya las memorias gorbachovianas sobre el golpe de estado, que aprendan la historia rusa posterior y que tomen nota de donde podrá estar el enemigo agazapado

´

El Gorby

El Gorby

En cuanto a Gorbachov, este pasará a la historia como el hombre que teniendo el poder absoluta quiso repartirlo entre el pueblo, enfrentando una tarea inédita en la historia la de transformar un modelo de economía centralizada dictatorialmente por el estado,  en uno de economía descentralizada bajo un régimen democrático, se quedó a mitad del camino,  desarmó a uno y no cosntruyó al otro. Hoy  nos será muy fácil juzgarlo, sobretodo cuando no hemos caminado, como nos recomiendan los indios, tres lunas con sus zapatos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: